683 160 676 Calle Sillería, 9 (Junto a la Plaza de Zocodover) 45001 Toledo
683 160 676 Calle Sillería, 9 (Junto a la Plaza de Zocodover) 45001 Toledo

La Piedra del Rey Moro de Toledo

Si tenemos un lugar especial en Toledo y por el que los visitantes suelen preguntar mucho a la hora de acercarse a la ciudad, es la famosa Piedra del Rey Moro.

Ubicada en la zona del Mirador del Valle, desde ella podrás contemplar una de las mejores vistas de la ciudad de Toledo, sobre todo, al atardecer.

¡No te lo pierdas! Desde aquí podrás observar cómo Toledo se alza en lo alto y, por sus pies, discurre el Río Tajo. Es una de las mejores panorámicas de Toledo. Puedes llegar hasta ella por medio del camino que sale justo al otro lado de la entrada que conecta con el Cerro del Bú.

Toledo era una ciudad inexpugnable puesto que, el río, funcionó como un foso natural, dotando a la ciudad de gran defensa. Siente la calma y el silencio que se respira desde este lugar, sólo roto por el murmullo del río a su paso bajo la ciudad.

Piedra del rey moro de Toledo

Envuelta en la leyenda, se trata de una formación geológica que llama mucho la atención por su aspecto. Destaca entre otras piedras y entre la vegetación de su entorno.

Esta Peña del Rey Moro es testigo de una de las leyendas más románticas (y también tristes) de la ciudad de Toledo.

¿Quieres conocer la Leyenda de la Piedra del Rey Moro?

La leyenda se emplaza en el contexto de la Reconquista de Toledo. Alfonso VI estaba cercano ya a la ciudad para reconquistarla frente a los musulmanes. Un príncipe, llamado Abul-Walid había viajado a Toledo para examinar cómo se encontraba la ciudad, la cual había pedido ayuda para evitar caer a manos de los cristianos.

El gobernador Yahia así lo había pedido para poder hacer frente a la llegada de los cristianos a la ciudad.

Cuenta la historia que el gobernador Yahia tenía una hermana, Sobeyha, de gran belleza que, tras conocer a Abul-Walid, quedó enamorada de él. Ambos quedaron prendados el uno del otro.

A los pocos días, Abul-Walid tuvo que abandonar la ciudad de Toledo de regreso a la búsqueda de tropas que vinieran a auxiliar a la ciudad de Toledo, la cual, se encontraba sitiada por las tropas del Rey Alfonso VI. Abul-Walid marchó con gran pesar por tener que despedirse apresuradamente de Sobeyha, la cual quedó también triste entre los muros de la ciudad.

Eso sí, ambos se quedaron con la esperanza de que pronto volverían a verse…

Peña del rey Moro

Cuando, al poco tiempo,  Abul-Walid regresó a la ciudad, se dio cuenta de que la ciudad ya había sido tomada por los cristianos aunque, eso sí, no hubo derramamiento de sangre alguno. Alfonso VI, un rey muy tolerante, negoció la toma de la ciudad con el gobernador Yahia, para recibir la ciudad evitando así el enfrentamiento.

Por este motivo Yahia, el gobernador, abandonó la ciudad muy triste: primero, porque había perdido la ciudad a manos de los cristianos y, segundo, porque entre sus muros se quedaba el cuerpo de su hermosa hermana Sobeyha, que no había podido aguantar los malos momentos de asedio por lo que tuvo que pasar la ciudad.

Esta trágica noticia es la que recibe  Abul-Walid cuando llega a la ciudad de Toledo y se encuentra con una ciudad tomada por los cristianos y con el hecho de que su amada había muerto.

A pesar de las pocas esperanzas que tenía el príncipe Abul-Walid, mandó desplegar el ejército en la zona del Valle, ocupando el un peñón rocoso como silla desde donde contemplaba la ciudad de Toledo, ahora cristiana y lugar donde, en algún lugar, debía estar el cuerpo de su amada Sobeyha.

En un momento dado, las tropas de Alfonso VI atacaron el campamento musulmán, y muchos murieron, entre ellos el príncipe Abul-Walid.

Dice la leyenda que todos los días, desde esta zona donde fue enterrado, el príncipe Abul-Walid se sienta a contemplar la ciudad donde murió su amada Sobeyha, acabando convertido en piedra para contemplarla, en el horizonte, para la eternidad de los tiempos.

La leyenda de la Piedra del Rey Moro

Sin duda, una leyenda muy romántica, aunque con un final muy trágico así que, si vienes a Toledo, no te pierdas el visitar la Piedra del Rey Moro, y contempla Toledo desde el mismo lugar privilegiado que él lo hacía.

Para llegar a este lugar, tienes que dirigirte hacia el mirador del Valle. Allí, en el mirador, podrás aparcar fácilmente para subir a ver la peña del Rey Moro.

También puedes aprovechar para visitar el Cerro del Bú, y sus excavaciones arqueológicas.

El lugar donde se originó la ciudad de Toledo. Eso si… ¡hazlo con calzado cómodo! Aunque te cueste un poco subir… las vistas harán que merezca la pena el esfuerzo. ¡No te olvides de la cámara de fotos!

Dejar un comentario