683 160 676 Calle Sillería, 9 (Junto a la Plaza de Zocodover) 45001 Toledo
683 160 676 Calle Sillería, 9 (Junto a la Plaza de Zocodover) 45001 Toledo

El Puente de San Martín de Toledo

Dos son los puentes que más te van a impresionar en Toledo por su historia, hoy te hablamos del Puente de San Martín.

Obviamente, la ciudad de Toledo tuvo con anterioridad otros puentes. Tenemos que pensar que, el río Tajo, ha funcionado como defensa natural para la ciudad de Toledo, ya que gran parte de la ciudad aparece rodeada por el río.

Junto a este puente fortificado vamos a encontrar una de las grandes joyas de Toledo, el Monasterio de San Juan de los Reyes, en pleno barrio de la judería.

Muy cerca del actual Puente de San Martín, aguas abajo, existió un puente de barcas, en la época árabe.

Este puente de barcas fue arrastrado durante una crecida del río. Estuvo ubicado donde hoy se encuentra el Torreón de la Cava.

Orígenes y Leyendas del Puente de San Martín

Es, en este torreón, donde se ubica la famosa leyenda de Florinda la Cava donde se viene a explicar la derrota del rey don Rodrigo en la famosa batalla de Guadalete y el fin del reino visigodo a manos de los árabes.

El puente de San Martín

El Puente de San Martín data del siglo XIV, y tuvo que ser reconstruido puesto que las luchas de sucesión entre Pedro I el Cruel y Enrique de Trastámara lo dejaron destruido en parte.

Fue el Arzobispo Don Pedro Tenorio quién tomaría las riendas para su reforma.

El puente estaría formado por cinco arcos (el del medio más grande que el resto) y dos torres hexagonales.

En este puente, se cobró el pontazgo; El derecho de pontazgo era un impuesto que se pagaba por cruzar un puente. La cantidad que se pagaba dependía de la zona de procedencia de la persona, los bienes que portaba, etc…

A finales del siglo XVII, con Carlos II, se vuelve a llevar a cabo una reforma que consistió en la mejora de los accesos, que fueron ensanchados. Un siglo después, con Carlos III, el puente fue pavimentado.

El puente de S. Martín de Toledo

Además, en este puente, hay una leyenda muy conocida: La leyenda de la mujer del alarife.

La leyenda viene a decirnos que, cuando el alarife encargado de fabricar el puente estaba a punto de terminarlo, se dio cuenta de que había cometido un error de construcción por un mal cálculo que llevaría a que, cuando se quitase las cimbras que sujetaban el arco principal, se vendría todo abajo.

El pobre alarife estaba preocupado porque su reputación iba a caer y nadie le vería ya como aquel gran arquitecto.

Cuando el alarife llegó a casa, se lo confesó a su mujer, tras verle apenado, esa misma noche, una noche de tormenta, salió tapada hacia el puente y quemó las cimbras que sujetaban el gran arco, y el fuego provocó que toda la arquitectura se derrumbase.

A la mañana siguiente, todo el mundo pensó que un rayo había sido el culpable de tal incendio. De esta manera, el alarife pudo salir airoso de la situación y volver a retomar su trabajo de una manera acertada.

Si visitas el puente de San Martín, tendrás unas impresionantes vistas del río, además de una panorámica estupenda al Monasterio de San Juan de los Reyes, que se alza imponente sobre él.

También podrás ver, al fondo, el edificio de las Cortes de Castilla-La Mancha (antiguo convento de San Gil, en el siglo XVII).

El puente de S. Martín

Como curiosidad, en el Puente de San Martín, en la entrada que da hacia la carretera, encontrarás una placa muy curiosa: “Aquí mataron a una mujer. Rueguen a Dios por ella. Sucedió a 2 de febrero de el año de 1690”.

Buscando en la documentación sobre este suceso, no se ha encontrado nada acerca del motivo o de lo que pudo pasar en ese lugar, pero la placa suele llamar mucho la atención.

También, esta zona del Puente, fue lugar de inspiración de literatos como Garcilaso de la Vega para sus famosas églogas, al tratarse de un lugar muy romántico, sobre todo, en el atardecer.


La Tirolina de Toledo

Además, en el puente de S. Martín, encontrarás la famosa tirolina de Toledo. La tirolina urbana más grande de Europa. Te permitirá cruzar de un extremo al otro del puente, como si fueses volando.

Tiene un precio de 10€ por persona

¡Te lo recomendamos! ¡Volarás sobre el río Tajo!


Si vas hasta el puente en coche, podrás aparcar allí mismo. Eso sí, encontrarás zona naranja y zona verde (aparcamiento sólo para residentes).

Si te mueves un poco por las calles de alrededor, justamente frente al puente, podrás encontrar aparcamiento libre sin problemas.

Si decides ir a pie, no está tan retirado. Tardarás unos 15 minutos desde la plaza de la Catedral y unos 20 minutos desde la plaza de Zocodover. Puedes aprovechar la visita al puente cuando te acerques a visitar el barrio judío y sus atractivos.

¡Te recomendamos que vayas, al atardecer, al Puente de San Martín!

Dejar un comentario