683 160 676 Calle Sillería, 9 (Junto a la Plaza de Zocodover) 45001 Toledo
683 160 676 Calle Sillería, 9 (Junto a la Plaza de Zocodover) 45001 Toledo

La puerta de Bisagra de Toledo

Si vienes a visitar la ciudad de Toledo, una de las principales puertas o la primera puerta que nos encontramos al llegar es la Puerta de Bisagra. Y más si accedes a Toledo por la carretera de Madrid.

Una de las puertas más monumentales de Toledo y que más impresiona cuando llegamos a la ciudad.

Además, una de las fotos más emblemáticas que podemos hacer de la ciudad de Toledo es desde esta puerta. Esta sería una de las puertas que formarían parte de la muralla de Toledo.

Ya sabemos que, el objetivo de una muralla, tenía doble función: por un lado la de defender y por otro proteger. Las murallas intentaban aislar del exterior, del enemigo…

Cuando el sol caía, se cerraban las puertas y, cuando llegaba el amanecer, éstas volvían a abrirse.

Las murallas contaban con puntos concretos de vigilancias, sobre todo en aquellas zonas que se pensaban vulnerables. Por las noches se intentaba vigilar las entradas clandestinas de personas o mercancías que estaban sujetos a pagos.

También existían las “rondas”, grupo de vigilancia que se movía por el exterior a parte de las vigilancias con un carácter más estáticas apostadas en puntos concretos de la muralla.

Podríamos decir que su nombre viene del árabe, y viene a significar “la puerta que da a la Sagra”. Precisamente, la Sagra, es todo el territorio que hay entre Madrid y Toledo.

Muchas de las poblaciones de esa zona, llevan el “apellido” de “sagra”: Alameda de la Sagra, Villaluenga de la Sagra, Cabañas de la Sagra…

Esta puerta ya nos indica la monumentalidad de Toledo y, quizá, fuese ese el objetivo de Carlos V cuando mandó levantarla: que fuese la primera imagen que viésemos al llegar a Toledo y nos anunciase así la monumentalidad de la ciudad a la que estábamos a punto de acceder.

Esta puerta también es conocida como “la Puerta Nueva de Bisagra” ya que, la Puerta Vieja de Bisagra será la que está un poco más abajo, conocida más habitualmente como la Puerta de Alfonso VI.

Puerta Bisagra

Dentro de la puerta mandada construir por Carlos V, nos encontramos con una puerta más medieval, con dos torres.

La Puerta de Bisagra  fue uno de los puntos fiscales con los que contaba la ciudad.  En ella se realizaban controles y se cobraban tasas (el portazgo). Todavía puede leerse, en una de sus placas, que los “vecinos de Toledo y de sus montes estaban exentos de pagar portazgo”.

En el siglo XVI será el maestro Covarrubias el que diseña el conjunto de la puerta más moderna, más renacentista.

Su construcción iría, prácticamente en paralelo, a la construcción del Hospital de Tavera, situado justamente en frente de la misma.

La puerta que hay justo detrás, con dos torres de planta cuadrada y rematadas con tejado a cuatro aguas, se asienta sobre la puerta que  sería de época árabe. Las dos torres se levantaron con el objetivo de ser puestos de vigilancia  por encima de la de Covarrubias.

En sus tejados de cerámica de color verde y blanco podemos ver el escudo de Toledo, el águila bicéfala.

Si nos fijamos en su arquitectura, destacan sus sillares almohadillados de su puerta, las troneras y el remate de sus dos torres circulares. En su parte central, el escudo  personal que Carlos V cedió a la ciudad de Toledo, el águila bicéfala.

Y en las torres laterales, los dos reyes sedentes, símbolos del buen gobierno y que completan el escudo de la ciudad. Estos reyes representarían a Alfonso VII y a Alfonso X el Sabio.

Llama mucho la atención el ángel que corona la puerta en su parte más alta. Se trata del Ángel Custodio de la ciudad. Este ángel tiene una leyenda muy popular en la ciudad. Viene a decir que, cuando la peste llegó a la ciudad de Toledo, éste intentó que no pasase.

Pero la peste, dirigiéndose al ángel, le dijo que tenía permiso para entrar, Dios se lo había dado, y que podía matar a siete personas.

El ángel permitió su entrada y, cuenta la leyenda que, al final, la peste mató a siete mil. Cuando la peste se disponía a marcharse de la ciudad, el ángel le recriminó que porqué había matado a siete mil y no ha siete como le había prometido. La peste le contestó que ella había matado a siete y que, el resto, murieron de miedo…

Por la Puerta de Bisagra se accede al patio de armas. Allí podemos ver la imagen de san Eugenio, el primer obispo de Toledo.  También, la estatua de Carlos V.

Un buen sitio para sentarnos allí, en sus bancos, disfrutar del silencio de la plaza y descansar de las cuestas toledanas.

La Puerta de Bisagra, y otras puertas así como tramos de la muralla, están cerrados al público. De ahí el interés que suscita el poder visitarlas por parte de los que os acercáis a conocer la ciudad.

El acceso a estos lugares sólo puede hacerse bajo reserva previa de una visita guiada.

En estas visitas podemos conocer el interior de las puertas, movernos por las estrechas rondas la de la muralla, visitar su interior y poder subir a la Puerta de Bisagra para contemplar una vista desconocida hacia el casco antiguo, al Toledo moderno, a las vegas del río Tajo y al antiguo Hospital de Tavera.

Pasearte Toledo te acerca a estos lugares.

Dejar un comentario